Extremadura, los vinos del sol

Racimos uvas tintas al sol

(Read English version)

En España todavía hay muchas zonas productoras que se encuentran lejos de los focos mediáticos. Su conocimiento por parte del gran público se basa o en la proximidad o en la búsqueda a conciencia de los vinos de alguna de sus bodegas más relevantes, portavoces de la capacidad expresiva de sus zonas de origen.

Hoy en Guía Peñín acabamos de publicar las catas de más de 33 vinos de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana y 26 catas más de Vinos de la Tierra de Extremadura (IGP). Pero, ¿cómo son los vinos extremeños?, ¿a qué les debemos su estilo?, ¿qué uvas son las más interesantes para probar?

Para entender el estilo de los vinos de una zona es vital analizar su clima y sus suelos. En líneas generales, Extremadura cuenta con un clima mediterráneo, potenciado en algunas de sus subzonas por la influencia del clima continental. La denominación  de origen Ribera de Guadiana cuenta con 6 zonas productoras diferenciadas, si bien, a pesar de sus diferencias no es habitual encontrar en sus etiquetados mención alguna, por lo que es imposible para nosotros hacer una distinción aromática y gustativa en función de la procedencia de las uvas. Una pena si tenemos en cuenta sus diferentes  suelos, altitudes e influencias climáticas.

Seis subzonas diferenciadas

Las seis subzonas registradas dentro de la denominación de origen se llaman: Tierra de Barros, Matanegra, Ribera Alta, Ribera Baja, Montánchez y Cañamero. En ellas uno puede encontrar diferentes regímenes de altitud y suelos. Por ejemplo, en la zona más cultivada de la D.O. Tierra de Barros tenemos unos suelos arcillosos rojizos, conocidos allí como barros, pues la zona con la lluvia se convierte en un barrizal casi impracticable. Allí, la altitud media se encuentra en los 524 metros s.n.d.m.

Matanegra, que cuenta con unos suelos similares a Barros, se encuentra a una mayor altitud, 638 metros. La llanura de la Ribera Alta, una zona comprendida entre las Vegas del Guadiana, las tierras llanas de la Serena y Campo de Castuera, se enlazan en la parte oriental con las Vegas Altas, y la Tierra de Barros. Allí los suelos son arenosos y la altitud llega hasta los 427 metros. Cañamero y Montánchez, ambas en la provincia de Cáceres, son las zonas de mayor altitud, 849 y 638 metros respectivamente, con suelos que van de las pizarras a los granitos, dos ingredientes que pueden dar muy buenos resultados en los vinos

¿Qué tipos de uvas se trabajan allí?

Las bodegas de la Ribera del Guadiana pueden trabajar un amplio abanico de uvas, tanto blancas como tintas, hasta cerca de 38 variedades. Sin embargo, a pesar de todas las opciones, son muchas menos las que podemos ver en sus embotellados.  La uva más presente en los vinos catados es la tempranillo y puede venir en solitario o acompañada de otras uvas como la cabernet sauvignon, garnacha tintorera, tinta roriz o graciano. También es posible encontrar blancos de chardonnay, pardina o macabeos.

Pero, ¿cómo son los vinos resultantes? En líneas generales los tintos extremeños suelen tener un matiz herbal y silvestre que nos acerca a los vinos mediterráneos. Suelen tener una estructura media y en los mejores ejemplos un punto frutal muy vivo y una buena acidez. Aprenda más sobre el mundo de los aromas aquí.

No todos los productores son capaces de encontrar la frescura que el terreno es capaz de dar, pero los que lo consiguen nos traen elaboraciones muy interesantes. Al no ser Extremadura una zona fresca, requiere un trabajo minucioso por parte del viticultor. Los viñedos en vaso, por ejemplo, ayudan a conservar esa frescura, pues en la canícula mantienen cierto grado de humedad y protegen los racimos del sol abrasador.

Hay tres bodegas en la zona que merecen especial atención, Palacio Quemado y Pago los Balancines, ambas ubicadas en la Ribera Alta, y Bodegas Habla, en la subzona de Montánchez. A través de estas bodegas podemos ver cuáles son las máximas cotas de calidad alcanzadas en la región y también podremos ver la diversidad de estilos y variedades que conforman los vinos con sello extremeño. De todas formas no son las únicas. Les invitamos a bucear por el universo extremeño a través del buscador de nuestra Guía y descubrir los vinos que allí se dan.

 

Si le ha gustado este artículo, puede que también le interese

Los vinos de la Meseta

La Mancha y Valdepeñas, la importancia del vino sencillo y popular

Jerez y Manzanilla en la sala, ¡todos en pie! (I)

Jerez y Manzanilla en la sala, ¡todos en pie! (II)

comments powered by Disqus